Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema .

¿Calentamiento global? ¿Dónde?

20100111110147-nieveinglaterra1.jpg

La actual ola de frío que está afectando a todo el mundo desmonta, como nada, la fraudulenta teoría del calentamiento global, construida y diseñada por las potencias imperialistas con el fin de hacerse con el control definitivo de las fuentes de energía, a través de la presión a los países productores de petróleo, encuadrados en la OPEP. Además, la teoría del calentamiento global (que ha tenido en criminales de guerra como Margaret Thatcher o Al Gore a dos de sus mayores apologistas) constituye un grave peligro, al ocultar y esconder, tras el supuesto y nada probable derretimiento de los polos, el grave problema de la contaminación atmosférica, derivada del modelo de producción capitalista, que de forma diaria envenena los alimentos que comemos, el agua que bebemos y el aire que respiramos.

(Fuente: Gara.net) El segundo diciembre con más nieve en el hemisferio norte desde el año 1966: Más de uno estará estos días preguntando por el calentamiento global del planeta y es que atravesamos uno de los inviernos más nivosos en el hemisferio norte en las últimas cuatro décadas. Más de media Europa tirita de frío.

«Realmente tremenda esa secuencia; en diez años que llevo observando fotos satélite de Europa, nunca había visto la práctica totalidad de Gran Bretaña nevada», comentaba ayer un forero en un portal meteorológico. Manchester, por ejemplo, estaba ayer a -15º. En Escocia o zonas inglesas del norte son habituales las heladas con los termómetros bien abajo de los cero grados, pero no así en el sur, y sin embargo, ayer, a las 10.00, en Beneson tenían -13º. Eso sí, registros que están aún lejanos de las mínimas récord al norte del Canal de la Mancha.

El ejemplo de las islas es fiel reflejo de lo que está sucediendo en buena parte de Europa estos días y lo que ha venido ocurriendo en otras latitudes del planeta desde diciembre. El norte de China vive estas fechas las nevadas más fuertes en seis décadas. En Seúl, la capital de Corea del Sur, atraviesan la nevada más intensa desde que recogen datos, en 1937, y las noticias de crudísimo frío y grandes nevadas se acumulan en todo el hemisferio norte, recogían ayer en la web Amazingsnow.

Un vistazo a los mapas revelan un hemesferio norte planetario casi blanco, tanto que es el segundo de los diciembres desde 1966 con más extensión de nieve. En Norteamérica, por ejemplo, es el primero con más superficie cubierta por nieve desde ese mismo año. En la zona de Eurasia es el séptimo.

Si ya en noviembre destacaba esta zona euroasiática, con Siberia a pleno rendimiento afectando la zona de China, los EEUU ya desde octubre venían ocupando espacio en los informativos por las grandes nevadas. Ayer, uno podía ver fotos en internet de naranjos y palmeras helados, con carámbanos incluidos, en Florida. Y en Miami estuvieron a 4,4º, igualando el viejo récord que data de 1919. En Cuba, están teniendo estos días temperaturas equivalentes a estar por debajo de los cero grados en el litoral mediterráneo.

Son ejemplos puntuales, pero ilustrativos de este invierno glacial en muchos lugares. El continente europeo está viviendo ahora el embate más duro, y con él las graves consecuencias. 

Para leer el artículo completo pincha aquí.

11/01/2010 11:01 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: No hay comentarios. Comentar.

Copenhague: entre amenazas apocalípticas y ecologismo de mercado.

20091227143749-petroleo.jpg

(Fuente: rebelion.org, extracto del artículo "Copenhague: entre amenazas apocalípticas y ecologismo de mercado. Apocalipsis ¿now?" de John Brown) Cualquiera que se oponga a la hipótesis del calentamiento global es acusado inmediatamente de “negacionista”. El uso del término “negacionista” (en inglés “denialist”) evoca otra catástrofe de indudable origen humano: el judeicidio nazi, pues los que primero fueron tachados de “negacionistas” fueron los historiadores que negaron la realidad del exterminio de los judíos de Europa o la existencia del principal instrumento de esta matanza industrial: las cámaras de gas. El término no se maneja así con ninguna inocencia y marca como un tabú absoluto cualquier intento de cuestionamiento de la única opinión autorizada. Quien se oponga al calentamiento planetario es un enemigo de la humanidad.

El calentamiento planetario catastrófico y de origen antrópico es un dogma. Las recientes filtraciones sobre el modo en que se defiende este dogma en el el marco del grupo oficial de sus consevadores, el GIEC (Grupo Internacional de Estudios sobre el Clima) de las Naciones Unidas, son reveladoras. Confiesa un eminente científico de este grupo que las curvas climáticas que nos indican el calentamiento mundial han sido manipuladas para que tengan la elocuente forma de un palo de hockey que muestran en los gráficos, eliminando una decena de años en los que los datos no correspondían a la hipótesis. El problema de las verdades dogmáticas en materia tan compleja es que para mantenerlas, es indispensable maquillar la realidad y silenciar las voces discrepantes, que no son todas de reaccionarios apoyados por la industria del petróleo.

Es impresionante ver cómo en casi todos los medios de comunicación importantes existe un consenso sin fallas entorno a este dogma y no se escucha ninguna voz discrepante. Si la hipótesis del calentamiento catastrófico del planeta fuera una hipótesis científica, no se ve el interés de silenciar a quienes en la comunidad científica no la comparten. Lo que ocurre es que es, en su dimensión pública, una hipótesis política. El calentamiento planetario y las catástrofes que amenaza producir se ha convertido en el gran incentivo para el ingreso de los países desarrollados en un nuevo modelo de acumulación capitalista, un capitalismo verde. Con las amenazas apocalípticas se crea un estado de urgencia permanente que permite al poder capitalista intentar un nuevo despegue tras la crisis. Es la situación tan brillantemente descrita por Naomi Klein en su Doctrina del Shock, con la particularidad de que el “shock” aún no se ha producido. Mediante el miedo y el sentimiento de urgencia, se intenta imponer un modelo de crecimiento con menores emisiones de carbono, mayor recurso a la energía nuclear, energías renovables y formas complejas de gestión financiera de los derechos a contaminar. Todos estos elementos reafirman la hegemonía de los países más ricos, pues son ellos los que tienen la capacidad técnica defendida mediante patentes para desarrollar los elementos fundamentales del nuevo modelo de crecimiento. De ahí el escándalo de los países del Sur en Copenhague cuando supieron que las tecnologías para combatir los efectos de un cambio climático que se anuncia oficialmente como inminente y catastrófico van a seguir estando protegidas por los derechos de propiedad intelectual. Se pretende usurpar en nombre del mercado un conocimiento técnico y científico que es un bien común de la humanidad y que está destinado a proteger otros bienes comunes como el aire o el clima. El capitalismo actual muestra aquí su carácter fundamentalmente parasitario frente a una producción real de riqueza basada en el acceso universal a los bienes comunes (bienes naturales como el aire o el agua o los recursos minerales, bienes intelectuales como la ciencia o la cultura etc.). El capital es ya sólo un obstáculo a la producción y la libre redefinición de la riqueza en términos no mercantiles: su función en la producción es nula y acumula riqueza fundamentalmente mediante la privatización y financiarización de lo común. Cada vez más la reproducción del capital se basa en la renta financiera exterior a la producción y no en el beneficio.

Pincha aquí para leer el artículo completo.

27/12/2009 14:37 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: No hay comentarios. Comentar.

La dogmática doctrina de la Nueva Iglesia de la Climatología.

20091209150927-climatologydees.jpg

Del mismo modo que Tom Cruise se convirtió en el apóstol por excelencia de la Iglesia de la Cienciología; Al Gore ha jugado el mismo papel para la Nueva Iglesia de la Climatología, después de alcanzar el Oscar con su documental “Una verdad incómoda”, en el que se sentaban las bases de la doctrina del cambio climático, y de recibir el Premio Nobel por su labor de difusión (acientífica) de los apocalípticos postulados de dicha doctrina.

Ahora, en Copenhague, las instituciones políticas y financieras, que han asumido como dogmas de fe incuestionables las prédicas de la Iglesia de la Climatología (cuyo principal mecenas es la familia Rockefeller), mostrando una cínica y falsa preocupación por la humanidad, nos proponen, como única solución para alcanzar “el paraíso climático”, nuevos impuestos y tasas sobre las emisiones de CO2, muy útiles para frenar el desarrollo de las economías de los llamados países emergentes y de los países pobres, así como para crear un gigantesco negocio especulativo entorno a la compra-venta de los bonos de carbono, que permitirá, temporalmente, a las grandes entidades financieras sortear la crisis estructural del sistema y mantener la hegemonía económica de los países ricos; unas medidas muy inútiles, por otro lado, a la hora de atajar los verdaderos problemas medioambientales del planeta, al dejar intacto un modelo de producción que, con o sin emisiones de CO2, es auténticamente irracional y psicópata.

La cumbre de Copenhague y la alarmista teoría del calentamiento global tienen como objetivo crear el consenso mundial necesario, para que los países ricos puedan imponer, a los países pobres y en vías de desarrollo, modelos productivos que no supongan una amenaza para las economías de los primeros, así como hacerse con un mayor control de las fuentes de energía de los segundos, una forma de actuar que podríamos calificar, sin ningún tipo de reparo, como imperialismo climático.

Que nadie espere de Copenhague, ni de posteriores cumbres, la adopción de medidas que realmente vayan encaminadas a resolver los verdaderos problemas medioambientales, que tanto están afectando a la salud de los habitantes del planeta, pues ello supondría plantearse la liquidación del actual modelo de producción capitalista, algo que no están dispuestos a permitir aquellos que, gracias a su falta de escrúpulos, se lucran con él y que no dudan en inventar nuevas mentiras como la gripe porcina, el terrorismo y, en este caso, el calentamiento global, con el fin de no perder sus privilegiadas posiciones dominantes en este irracional sistema.

16/12/2009 20:33 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: Hay 3 comentarios.

Climagate: emails hackeados revelan vínculos entre los teóricos del calentamiento global y las petroleras.

20091211170225-122453-original.jpg

El escándalo "climagate", sobre los emails hackeados, y posteriormente filtrados a la prensa, de los expertos del Panel Integubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU, revela que existían estrechas relaciones entre éstos y las grandes compañías petroleras, como Shell o British Petroleum, además da a entender que ambos tenían intereses compartidos.

Estos documentos constituyen una nueva prueba de que la teoría del calentamiento global ha sido creada por los países ricos con el objetivo de sentar las bases de una "dictadura climática", destinada a controlar totalmente las fuentes de energía de todo el mundo, independientemente de la voluntad de los diferentes países, poniendo como excusa la lucha contra un futuro "apocalisis climático". A continuación reproducimos los emails en los que se puede observar los estrechos vínculos entre ambos.

From: “Mick Kelly”
To: m.hulme(a)xxxxxxxxx.xxx
Subject: Shell
Date: Wed, 05 Jul 2000 13:31:00 +0100
Reply-to: m.kelly(a)xxxxxxxxx.xxx
Cc: t.oriordan(a)xxxxxxxxx.xxx, t.o’riordan(a)xxxxxxxxx.xxx

Mike

He tenido una reunión muy buena con Shell ayer. Sólo tratamos una parte menor de la agenda, pero espero que acepten mi invitación para actuar como un socio estratégico y contribuir a un fundación estudiantil aunque sea bajo ciertas condiciones. Tengo que esperar a ver lo que dicen sus jefes allí y su respuesta.

Nosotros sin embargo tenemos que discutir lo antes posible qué significa una “asociación estratégica”, que es un fondo de estudiantil, etc. ¿Lo hacemos por correo? ¿en persona?
He escuchado que el nombre de Shell ha salido en la reunión de TC. Le copio esto a Tim que creo que estaba involucrado en esta discusión así que todos los implicados saben que no tienen que hacer una propuesta independiente en esta etapa sin consultarme!
Estoy hablando con el equipo de cambio climático Internacional de Shell pero este paso servirá igualmente para la nueva fundación dado que es sólo un paso más.
Es el equivalente de Shell a nivel directivo. Sé un poco acerca de la fundación y qué calse de proyectos están buscando.

Podría ser relevante para el nuevo edificio, de forma incidental. Aunque las opiniones son variadas respecto a donde remitirles la info,
recuerdos,
Mick

CARTA N2

From: Mike Hulme
To: Simon.Shackley(a)xxxxxxxxx.xxx
Subject: Re: industrial and commercial contacts
Date: Mon Jan 10 17:01:32 2000

Simon,

“He hablado con Tim O’Riordan y otros hoy y Tim tiene un montón de contactos que ha preparado para ayudarnos. Hay 4 muy específicos de Tim que son:

- Charlotte Grezo, BP Fuel Options (posiblemente estará en el Panel de Valoración del Cambio Climático, ella también esta en el Comité de Prioridades de Investigación ESRC ), pero es alguien con quien Tim puede comunicarse fácilmente. Hay otros 4 contactos de BP que Tim también conoce.
- Richard Sykes, Jefe de la División de Medioambiente de Shell International
- Chris Laing, Director Ejecutivo, Laing Construction (también alguien de Bovis)
- ??, Alguien a alto nivel de Unilever

Simon Gerrard ha sugerido otros contactos personales:

- ??, alguien senior en AMEC Engineering en Yarmouth (relacionado con el sector del mar del Norte y la energía eólica)
- Richard Powell, Director de la Comisión de East of England Development

Puedes añadir aqui tu lista y Tim y Simon le pondrán el punto final cuando esté terminada.

Llamo de nuevo mañana

Saludos,

y antes se habían escrito:

“Queridos colegas,

Re:Lista de Contactos industriales y comerciales para apoyo del Centro Tyndall

Esta es la lista hasta ahora. Nuestra persona de contacto está entre paréntesis. Hay una pequeña discusión sobre si deberíamos restringir los contactos sólo a las personas en la alta dirección.

SPRU ha ofrecido apoyo de esponsor de su programa enegético lo que ayudará a acelerar las cosas
(Frans: ies el contacto de Alsthom , el mismo que el de Nick Jenkin abajo? También, ¿tienes el contacto de Amoco? El nombre que se me ha ocurrido es Paul Rutter, ingeniero jefe pero no es un contacto personal.

Podremos hacer más cosas con gente del Sector Financiero.

¿Alguien conoce a alguien BANCA DE INVERSION?
por favor, envia nombres adicionales tan pronto como sea posible.
te envio un borrador de una versión genérica de la carta de apoyo y el sumario de 2 paginas a Mike. Luego esto puede usarse como base para la carta al contacto (entre paréntesis)

Mr Alan Wood , CEO Siemens plc [Nick Jenkins]
Mr Mike Hughes CE Midlands Electricity (Visiting Prof at UMIST) [Nick Jenkins]
Mr Keith Taylor, Chairman and CEO of Esso UK (John Shepherd]
Mr Brian Duckworth, Managing Director, Severn-Trent Water [Mike Hulme]
Dr Jeremy Leggett, Director, Solar Century [Mike Hulme]
Mr Brian Ford, Director of Quality, United Utilities plc [Simon Shackley]
Dr Andrew Dlugolecki, CGU [Jean Palutikof]
Dr Ted Ellis, VP Building Products, Pilkington plc [Simon Shackley]
Mr Mervyn Pedalty, CEO, Cooperative Bank plc [Simon Shackley]

Posibles:
Mr John Loughhead, Technology Director ALSTOM [Nick Jenkins]>Mr Edward Hyams, Managing Director Eastern Generation [Nick Jenkins]
Dr David Parry, Director Power Technology Centre, Powergen [Nick Jenkins]
Mike Townsend, Director, The Woodland Trust [Melvin Cannell]
Mr Paul Rutter, BP Amoco [via Terry Lazenby, UMIST]

Saludos,
Simon Shackley

11/12/2009 17:02 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: Hay 1 comentario.

Los devastadores efectos de la teoría del calentamiento global en los países pobres.

Extracto del documental "La otra cara del cambio climático" en el que se analizan los devastadores efectos de la teoría del calentamiento global en los países pobres, que al verse obligados a reducir las emisiones de CO2, se ven forzados, a su vez, a recurrir a fuentes de energía mucho más caras y menos rentables, de tal forma que la gran mayoría de  su población queda  privada del acceso a dichas fuentes de energía (con todo lo  que ello supone), además de constituir un serio impedimento al desarrollo de las economías de estos países.
10/12/2009 14:06 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: Hay 1 comentario.

¿Qué intereses se esconden tras la teoría del calentamiento global?

20091208131237-climagate1.jpg

La teoría del calentamiento global, que ha tenido en el criminal de guerra, Al Gore, a su más importante “apóstol mediático”, y en la asamblea de multimillonarios, conocida con el nombre del club de Roma, a su principal fuente de financiación, se desploma tras el escándalo “Climagate”.

Los emails y documentos hackeados y filtrados a la prensa, en los que, científicos pertenecientes al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) reconocían haber manipulado los datos sobre el clima global, para ocultar el descenso de las temperaturas, en los últimos tiempos, y dar la impresión contraria (es decir, que habían aumentado) han servido (cuanto menos) para sembrar la duda, entre millones de personas en todo el mundo, sobre la (hasta ahora incuestionable) teoría del calentamiento global.

Una teoría convertida en dogma por el poder, al eludir el más elemental debate científico, estigmatizando a quienes osaran contradecirla, sin tener en cuenta los muchos datos científicos aportados por éstos. Una actitud muy útil en política, pero especialmente pernicioso en el ámbito del conocimiento.

Pero ¿qué se esconde tras este gran fraude? ¿qué objetivos pretendían y pretenden conseguir los teóricos del calentamiento global?

Como tantas otras mentiras del poder (SIDA, terrorismo, gripe porcina, etc.), el objetivo de la teoría del calentamiento global es aumentar el grado de explotación y esclavitud de la humanidad, mediante la más útil herramienta de control social: el miedo.

Su estrategia es sencilla, primero se siembra el terror entre la población, anunciando la proximidad de un temible “apocalipsis climático”, y después se imponen las medidas (que consideran adecuadas) para evitarlo, a unos ciudadanos adecuadamente aleccionados, los cuales aceptarán sin rechistar cualquier medida que sus gobiernos les propongan, con tal de evitar ese imaginario “armagedón”.

Unas medidas propias de una dictadura global, al arrogarse el derecho absoluto para decidir sobre qué y cuánto puede producir cada estado, impidiendo de esta forma a los pueblos decidir sobre su futuro.

India, Rusia o China han sido los que con mayor fuerza han denunciado esta especie de nuevo imperialismo medioambiental, cuyo principal objetivo es frenar las economías en desarrollo de los países emergentes e impedir que otros puedan llegar a desarrollarse, protegiendo así la hegemonía económica de los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.

Otro objetivo no menos importante es el control social total, pues escudándose en una supuesta defensa del planeta, los calentólogos (o negacionistas del descenso de las temperaturas) se otorgan el privilegio de legislar sobre absolutamente todos los hábitos de nuestra vida, incluyendo nuestra actividad sexual, pues, en más de una ocasión, los teóricos del calentamiento global, como el despreciable David Rockefeller o el infame Rodrigo Rato, han propuesto, sin ningún tipo de reparos, un mayor control de la natalidad, al asociar el supuesto aumento de las temperaturas del planeta con los altos índices de población, un control que, curiosamente, circunscriben a los países que constituyen las mayores fuentes de materias primas, para las potencias capitalistas, es decir, Asia, África y América Latina y donde el más ligero aumento de su población supondría una limitación o un recorte del expolio que, durante siglos, viene llevando a cabo el gran capital.

Es innegable que el sistema de producción capitalista es el responsable de la degradación de nuestro medio ambiente y, por ende, de nuestra salud (epidemia de cáncer, aumento de enfermedades respiratorias y coronarias). El capitalismo ha envenenado el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos; unos problemas ocultados y minimizados por la alarmista y mediática teoría del calentamiento global, al situar por delante de aquéllos y como principal asunto a resolver, el supuesto aumento de las temperaturas. Un problema que, debido a su inexistencia, nunca tendrá solución, y que, por lo tanto, impedirá abordar los auténticos problemas medioambientales y sociales a los que se enfrenta la humanidad.

Por otro lado, y no menos importante, está el negocio de la compra-venta de bonos de carbono que mueve cantidades astronómicas de dinero: “el mercado de carbono podría llegar a ser el doble del tamaño del mercado del petróleo, de acuerdo a la nueva generación de jugadores de la City (el Wall Street de Londres) que comercian con las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante el régimen de comercio de emisiones de la UE“. (Terry Macalister, Carbon trading could be worth twice that of oil in next decade, The Guardian, 28 November 2009)

Al situar las emisiones de CO2 como único culpable del supuesto cambio climático, los teóricos del calentamiento global lograron que su sistema de los bonos de carbono fuera aprobado y adoptado por las grandes instituciones políticas internacionales, con el objetivo de frenar y limitar dichas emisiones, pero en lugar de esto, lo que han conseguido ha sido crear un gigantesco negocio especulativo, entorno a dichos bonos, controlado y dirigido por las grandes entidades financieras, que hace aún más dependientes a los países pobres de los países ricos.

(Un artículo del blog ANTIMPERIALISTA)

08/12/2009 13:12 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: Hay 9 comentarios.

El multimillonario negocio del cambio climático: la compra-venta de CO2.

20091205185216-16339.jpg

(Fuente: Global Research. Extracto del artículo de Michael Chossudovsky: "Calentamiento Global: Arreglando los datos sobre el clima para adaptarlos a la política”)  El sistema de comercio de carbono es un negocio de miles de millones de dólares para el sistema financiero mundial. Las apuestas son extremadamente altas y los diferentes grupos de presión en favor de Wall Street ya han tomado posiciones al respecto.

Según un informe reciente, “el mercado de carbono podría llegar a ser el doble del tamaño del mercado del petróleo, de acuerdo a la nueva generación de jugadores de la City (el Wall Street de Londres) que comercian con las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante el régimen de comercio de emisiones de la UE … La velocidad de ese crecimiento dependerá de si la Cumbre de Copenhague da luz verde a una economía de bajo consumo de carbono, pero pase lo que pase, dice Ager, regímenes como el de ETS (Esquema de Comercio con las Emisiones de CO2) se expandirá en todo el mundo “.(Terry Macalister, Carbon trading could be worth twice that of oil in next decade, The Guardian, 28 November 2009)

Los grandes conglomerados financieros, que participan en el comercio de derivados, incluidos JP Morgan Chase, Bank America de Merrill Lynch, Barclays, Citi Bank, Nomura, Société Générale, Morgan Stanley y Goldman Sachs, están activamente involucrados en el comercio de carbono.( FACTBOX: FACTBOX: Investment banks in carbon trading | Reuters, 14 September 2009)

La legitimidad del sistema de comercio de carbono se basa en el Consenso sobre el calentamiento global, que considera a las emisiones de CO2 como la única amenaza para el medio ambiente. Y, para Wall Street, el sistema de comercio de carbono es una red conveniente y segura de hacer dinero, permitiendo la transferencia de millones de dólares a los bolsillos de un puñado de conglomerados.

“Cada casa financiera importante en Nueva York y Londres ha puesto en marcha las operaciones de comercio de carbono. Números muy grandes están bailando en sus cabezas, y los necesitan para sustituir a la” riqueza “que se evaporaron en la burbuja inmobiliaria. Redshaw Louis, jefe de mercados de medio ambiente Barclays Capital, dijo al New York Times, “el mercado más grande del mundo será, sobre todo, del Carbono.” Barclays cree que el actual mercado del carbono 60 mil millones dólares podría aumentar a 1 billón dólares en una década. Hace 4 años Redshaw, un ex comerciante de la electricidad, no podía permitir a nadie a hablar con él acerca de carbono “. (Mark Braly, The Multibillion Dollar Carbon Trading RenewableEnergyWorld.com, 5 March.

La Base de Datos del Calentamiento Global 

¿Se apoya el Consenso sobre el Calentamiento Global en una base de datos confiable?

Hay indicios de que tanto los conceptos y los datos de la temperatura y las emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, se han manipulado, para adaptarlos al programa del Grupo de Expertos sobre el Cambio Climático.

Durante varios años, las reivindicaciones del Grupo de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNPCC), incluida la base de datos han sido cuestionados. (Ver Global Research’s Climate Change Dossier: Archive of more than 100 articles) 

El Análisis crítico del Consenso de cambio climático se ha transmitido en los informes de varios científicos prominentes.

Ha habido, en este sentido, un esfuerzo persistente para silenciar a los críticos como se informó en los escritos de meteorólogo del MIT Richard S. Lindzen (Véase Richard Lindzen, Climate of Fear: Global-warming alarmists intimidate dissenting scientists into silence. Global Research, 7 April 2007)

Los científicos que disienten del alarmismo han visto desaparecer sus fondos de la subvención, su trabajo ridiculizado, ellos mismos difamados por complices de los industriales afectados, hackeo científico o cosas peores. En consecuencia, el crédito sobre el cambio climático se encuentra en aumento, incluso cuando van en contra de la ciencia que supuestamente es su base.(Ibid)

Pincha aquí para leer el artículo completo.

05/12/2009 18:52 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: No hay comentarios. Comentar.

Climagate: se empieza a destapar el gran fraude del cambio climático.

20091203085906-gore.jpg

La bomba informativa saltó a la luz hace apenas diez días (a finales de noviembre de 2009), cuando un ataque informático desveló documentos y correos electrónicos de la elite científica vinculada al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC). En sus correos internos, los calentólogos del CRU (Climatic Research Unitadmiten) que manipulan datos, destruyen pruebas, ejercen fuertes presiones para acallar a los científicos escépticos...

Tras el descubriemiento, tanto escépticos como alarmistas del cambio climático coincidieron en pedir responsabilidades a los encargados del CRU y, en concreto, a Phil Jones, ahora apartado de la dirección de dicho organismo.

Los investigadores del CRU se negaron a facilitar los datos en los que basan sus estudios. Hasta tal extremo que podrían haber violado las leyes de transparencia de sus respectivos países. De hecho, según los correos internos, borraron datos y emails con el fin de ocultar información que debería ser pública, según la Ley de Información británica, puesto que los estudios de este organismo se financiaba mediante recursos públicos.

Estos investigadores presionaron a los medios de comunicación y revistas especializadas (peer review) para impedir que los científicos escépticos publicaran sus investigaciones. Por si ello fuera poco, los correos revelan que manipularon datos y registros de temperatura con el fin de exagerar el calentamiento del planeta. Así, en uno de los correo los científicos del CRU admiten que "no podemos explicar la falta de calentamiento en estos momentos [...] Nuestro sistema de observación es inadecuado".

Además, el CRU cocinó sus datos.Gráficas como el palo de hockey no se derivan directamente de los datos; estos deben tratarse para poder obtener el resultado final. Pero hay formas y formas de hacerlo, y los calentólogos introdujeron modificaciones arbitrarias para que los datos dijeran lo que debían decir, según la información confidencial descubierta.

Ante toda esta serie de escándalos, Jones señala en su comunicado oficial que "lo más importante es que el CRU continúe como líder mundial en la investigación" del clima, y señala que los correos se han malinterpretado.

Pese a todo, la Universidad ha aceptado la dimisión temporal de Jones para "garantizar que el CRU pueda seguir funcionando con normalidad y la investigación independiente [a raíz del escándalo] se pueda llevar a cabo". El profesor Peter Liss sustituirá a Jones como director del CRU. (Fuente: Urgente24)

¿Y Cuál es el objetivo del fraude del cambio climático o calentamiento gobal? (como no podía ser de otro modo) aumentar la explotación y el control social de la humanidad, utilizando el miedo como principal aliado.

A continuación os ofrecemos un interesante vídeo en el que se resume el gran fraude del calentamiento global.

03/12/2009 08:59 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: No hay comentarios. Comentar.

El club de Roma y el cambio climático como arma de dominación global.

20090506171755-rato1.jpg

En el año 1968 se reunieron en Roma, científicos, políticos e investigadores de diferentes países, con la excusa de buscar soluciones a los cambios climáticos que se estaban produciendo en el planeta. Según ellos, dichos cambios se deberían, exclusivamente, a la "acción humana". Este grupo fue el primero en plantearse una situación de cambio climático en el planeta tierra como consecuencia de la acción humana, por lo que se les debería considerar, sin ninguna duda, los padres fundadores de la actúal doctrina del cambio climático.

Es importante señalar que estos supuestos expertos medioambientales estaban, de una u otra forma, vinculados con las grandes potencias capitalistas.

Dos años después de la citada reunión, se constituye el llamado "Club de Roma" -formado por tecnócratas, dirigentes de empresas, e investigadores-, se legaliza bajo legislación suiza y cuenta con el apoyo financiero del mundo empresarial, a través de diversas fundaciones, entre ellas la fundación Rockefeller.

El "Club de Roma" ha elaborado múltiples informes sobre las medidas a tomar para frenar lo que ellos llaman "crisis ambiental", entre las instituciones que han participado en su elaboración, es curioso ver al Departamento de Estado de los EE.UU. y la CIA. El mensaje final de todos estos informes es "que el Planeta está en peligro, no por culpa de los países «ricos», sino porque los países «pobres» de la Periferia tienen un gran crecimiento de población y talan demasiados árboles. En definitiva, se sitúa la causa principal de los problemas en la explosión demográfica y la pobreza del «Sur», y no en la concentración de riqueza y formas de vida del «Norte»" (Ramón Fernández Durán).

Después de la cumbre de Río, las «ideas verdes» mayoritarias son una excusa más, en la que se apoya el Establishment, para dictar órdenes al Tercer Mundo; utiliza el problema medioambiental para reforzar su derecho a decir lo que hay que hacer, todo en interés (supuestamente) del medio ambiente mundial, para seguir tiranizándoles con el cuento de que «la protección medioambiental requiere una mayor flexibilidad con respecto a la soberanía nacional». Es decir, en este sentido, el ecologismo occidental mayoritario es intrínsecamente conservador puesto que sirve a EE.UU. y a Occidente, en general, para hacer de contrapunto ante las naciones tercermundistas, que obstruyen sus deseos. Hay quien incluso habla de «imperialismo medioambiental» (Alicia Stürtze).

Ejemplos de lo anteriormente dicho son los acuerdos trans-nacionales como el Tratado de Biodiversidad, con los que se está cediendo el control de grandes zonas de tierra al control de las Naciones Unidas (en África los parques son administrados por organismos exteriores sobre los que las personas y los Estados no tienen control) o la determinación de impedir el desarrollo industrial de los países pobres, todo ello con la excusa de frenar el cambio climático.

Se empieza a pedir a los ecólogos que determinen, tecnocrática y exactamente, la manera de vivir de los humanos: por ejemplo, se les pide que digan qué dosis de radiación no son peligrosas, o qué dosis de pesticidas; se les pide que determinen niveles máximos tolerables de emisiones de dióxido de carbono; incluso se les pide que indiquen densidades óptimas de población (al menos en los países pobres) para evitar que los pobres degraden el medio ambiente. Los organismos internacionales y los bancos multilaterales de ayuda al desarrollo económico hacen servir el concepto de capacidad de sustentación (sólo para países pobres) como base de nuevas políticas de «desarrollo sostenible». 

Otra de las soluciones aportadas por estos "ecotecnócratas", es el encarecimiento del precio de los combustibles, como bien advierte Samir Amin: "El Club de Roma, hacía sonar la alarma, anunciaba la penuria generalizada y el agotamiento de los recursos naturales, preparando así el aumento de los precios de la energía y de las materias primas".

En realidad toda esta supuesta preocupación por el medio ambiente por parte de criminales de guerra, como Al Gore, o instituciones responsables de que más de un tercio de la población mundial viva en la más absoluta pobreza, como el BM o el FMI, no es otra cosa que una estrategia perfectamente diseñada, para someter a la humanidad a los intereses de las multinacionales y sus propietarios, y en ocasiones se asemeja mas a la propaganda que a análisis científicos serios. 

Al igual que otras falacias como el "terrorismo internacional" o la más reciente "gripe porcina", la paranoia del cambio climático (think tank, ideado y creada por personajes con estrechos vínculos con los grandes círculos de poder económico y propagado a través de multimillonarias películas y reportajes holywodienses), se está revelando como un poderoso arma de control social, a nivel mundial.

Ni niego, ni afirmo que exista un cambio climático (más teniendo en cuenta que de cuestionar el mismo seré estigmatizado de por vida con el calificativo de negacionista), o que su origen sea las emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que me resulta indignante y sospechoso es el uso interesado que se está haciendo del mismo, por parte de las potencias capitalistas. El último ejemplo lo constituye la acusación, el pasado 22 de abril, por parte del periódico de la oposición ultraderechista de venezolana, de que el gobierno bolivariano de Venezuela es responsable de ser el cuarto país con más emisiones de CO2, algo totalmente falso por otra parte.

Una cosa está clara y es que el poder siempre ha utilizado el miedo como una herramienta de control social. En relación con esto último veamos lo que dijo Rodrigo Rato, ex Director General del Fondo Monetario Internacional, en una de las últimas reuniones del Club de Roma, meses antes de dejar su cargo: "El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dijo que el cambio climático es el factor más importante que puede poner en peligro la civilización, y es que el cambio climático no es que sea perjudicial, sino que es catastrófico."

06/05/2009 17:17 Autor: antimperialista. Enlace permanente. Tema: No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris