Facebook Twitter Google +1     Admin

Los falsos espías rusos: nuevo episodio de guerra propagandística contra Rusia.

Todo parece indicar que el reciente escándalo de la detención de 11 supuestos espías rusos en Estados Unidos y Chipre (aireado a bombo y platillo por las grandes coorporaciones mediáticas estadounidenses), a los que se les ha acusado de llevar a cabo actividades ilegales (pero no espionaje) contra el gobierno estadounidense, ha sido un nuevo montaje orquestado por las élites más reaccionarias del Imperio, destinado a deteriorar el acercamiento político entre Rusia y Estados Unidos, y la propia imagen de Rusia ante la opinión pública norteamericana y occidental.

En primer lugar hay que destacar el hecho de que ¡casualmente! el escándalo saltó justo un día después de la visita del presidente ruso Dmitri Medvédev a la Casa Blancan y poco antes del cierre de la cumbre del G20 en Toronto. En segundo lugar, muchos de los detenidos practicaban actividades ilegales como lavado de dinero negro, una labor que, por otra parte, resulta muy poco útil para alguien que pretende pasar inadvertido para desarrollar con mayor discreción una actividad de espionaje, además todos ellos desarrollaban sus actividades lejos de los principales centros de poder (Nueva York o Washington). Por último, y lo más sospechoso de todo, es que una de las detenidas es una importante e influyente periodista de habla hispana que desde hace años venía desarrollando una labor periodística muy crítica con el régimen capitalista norteamericano.

04/07/2010 13:26. antimperialista #.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comcristian

me parase logico de lo que hablan esta muy raro todo esto del espionaje de rusia mas bien creo que siertos sectores de estodos unidos que no quieren a rusia y por eso este teatro

Fecha: 04/07/2010 19:28.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris