Facebook Twitter Google +1     Admin

Hiroshima y Nagasaki: El genocidio nuclear.

Julio de 1945: Japón agotado militar, económica y moralmente buscaba una salida negociada a la guerra y una paz honrosa. Estos deseos fueron ignorados por Estados Unidos que se hallaba impaciente por mostrar al mundo el nuevo arma nuclear, con el objetivo de postrar a la humanidad a sus pies. Por eso impuso al Japón unas condiciones inaceptables para cualquier país: la rendición incondicional y la renuncia a su soberanía. Unas condiciones que sabía, de antemano, no serían aceptadas, y que supondría la excusa perfecta, para lanzar las bombas.

Las más de 250.000 víctimas mortales (500.000 según algunas fuentes), no sirvieron sólo para hacer que Japón se sometiera a los intereses de Washington, sino también lo hiciera la gran mayoría del planeta, por miedo a la amenaza atómica.

Siempre se ha puesto como pretexto, para justificar los genocidas bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, que Japón no quería la paz, algo que no es más que otra mentira del Imperio. Según muchos de los protagonistas implicados en el conflicto, y del propio bando norteamericano, Japón estaba apunto de rendirse; hacia tiempo que venía expresando sus deseos en este sentido. Lo que Estados Unidos no quería era un prolongado proceso de paz, que permitiera a otros agentes, como la Unión Soviética, intervenir en el mismo. Además, con este salvaje acto de crueldad, consiguieron convertir a las islas japonesas en un especie de protectorado yanqui y, lo más importante, serviría como advertencia para aquellos que tuviesen la intención de interponerse en los designios de Estados Unidos.
06/08/2009 00:42. antimperialista #.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris